Las Zonas Francas, ¿qué son?

Las Zonas Francas, ¿qué son?

Del 1 al 4 de noviembre se celebró en Tenerife la XXI Conferencia de Zonas Francas de Las Américas.

Empresas y representantes de las zonas francas de Colombia, República Dominicana, Costa Rica, Panamá, Argentina, Brasil, Chile, Nicaragua, Uruguay, y así hasta más de 20 países de Iberoamérica, aterrizaron en el archipiélago canario para evaluar la situación actual del Régimen de Zonas Francas y acordar futuras acciones conjuntas con un objetivo común: unir ambas orillas del Océano Atlántico a través de nuestras zonas francas. Más de 500 asistentes en esta primera ocasión en que el evento más importante del régimen franco latinoamericano se traslada a Europa.

Este ha sido el resultado de un intenso trabajo para hacer de Tenerife el eslabón que conecte América, Europa y África mediante el corredor franco del Atlántico y ha dado la posibilidad al sector empresarial canario de tomar contacto con las autoridades comerciales más importantes de los más de treinta países de tres continentes.

Pero ¿qué es una Zona Franca? Me remito a la Asociación Española de Zonas y Depósitos Francos:

Las Zonas y Depósitos Francos son “partes” o “locales” del territorio aduanero comunitario, separados del resto del mismo, en los que se puede introducir toda clase de mercancías, cualquiera que sea la cantidad, naturaleza, origen, procedencia o destino, sin perjuicio de las prohibiciones o restricciones que pueden establecerse por razones de orden público, moralidad, seguridad pública, protección de la salud, etc. Dichas mercancías podrán permanecer por tiempo ilimitado hasta que el operador económico quiera darles otro destino definitivo (régimen aduanero, reexportación, abandono, etc.), no estando sometidas durante su estancia a derechos de importación, gravámenes interiores ni a medidas de política comercial.

Resumiéndolo de un modo burdo, pero bastante ilustrativo, diríamos que son partes del territorio, en el caso de las Zonas, o locales, en el caso de los depósitos, en los que virtualmente, y a pesar de la definición un tanto enrevesada, se estaría fuera del territorio comunitario. Las mercancías que allí entran es como si no hubiesen entrado en territorio comunitario, y por consecuente, cuando salen, otro tanto. Dichas mercancías no se ven sometidas a los aranceles aduaneros, a los impuestos ordinarios que rigen en el interior ni, en general, a otro tipo de normativas que regulen la importación o exportación de determinados productos. Digamos que son zonas que, siendo territorio comunitario no lo son a esos efectos.

En el caso de los Depósitos Francos, estamos hablando de almacenes donde se guardan mercancías que están en curso, evitando así su introducción aduanera en España, con los costes que ello supone. Eso permite hacer parada y fonda a esos géneros, en espera de que determinemos su destino. Pero creo que son más interesantes para los emprendedores las Zonas Francas, territorios amplios, generalmente adyacentes a puertos, donde se implantan una serie de empresas para desarrollar su actividad contando con los beneficios de dichas exenciones, complementadas en otros casos, como en Canarias con regímenes fiscales especiales.

Es cierto que son muy usadas por empresas de import-export, como los Depósitos, pero dan mucho más juego, para actividades industriales, de elaboración o montaje. Pensemos en empresas de automóviles que tienen sus fábricas en dichas Zonas Francas, lo que le permite ser competitivas a la hora de importar los materiales, las piezas que se van a montar, y que se suelen producir en territorios no comunitarios. Los vehículos se montan y posteriormente se exportan sin tener que pasar por las aduanas españolas, salvando aquellos que vayan destinados al mercado de nuestro país, y que evidentemente entonces deberán satisfacer los derechos correspondientes. Seguramente, sin dicha posibilidad, el futuro de dichas instalaciones sería aún más complejo.

Por tanto, yo recomendaría a los emprendedores que barajen instalarse en dichas zonas si su proyecto empresarial está muy vinculado al comercio internacional. Actualmente hay cinco Zonas Francas en España: Barcelona, Gran Canaria, Vigo, Cádiz, Tenerife y Santander. Eso sí, dada su limitación espacial, dan de sí lo que dan de sí, por lo que en ocasiones, no es fácil encontrar un hueco.

María José Santana Castro

Comercio Internacional